Llámanos al

689 155 562

Urgencias 24h presencial

Atención oftalmológica urgente sin esperas

Pide cita

Solicita tu cita online

Llámanos al

689 155 562

Urgencias 24h presencial

Atención oftalmológica urgente sin esperas

Pide cita

Solicita tu cita online

La operación de cirugía refractiva láser paso a paso

La cirugía refractiva es la solución definitiva a miopía, hipermetropía y astigmatismo, ya que permite conseguir una correcta visión sin la dependencia total de gafas o lentes de contacto. El láser, con su precisión, permite tallar la córnea, adecuar su curvatura eliminando las cantidades de tejido necesarias, y modificar la refracción ocular para conseguir el correcto enfoque de la imagen en la retina.

Tres técnicas distintas, tres procesos diferentes.

Proceso básico de Cirugía Refractiva Láser LASIK

La técnica LASIK es la más común. El láser excímer es el apropiado para tratar miopías de entre 1 y 8 dioptrías e hipermetropías de entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo.

Consiste en el tallado y remodelación con el láser del espesor del tejido de la córnea, en función del defecto y del número de dioptrías a corregir.

La intervención se efectúa en pocos minutos, sin ningún dolor, gracias a la anestesia tópica (por medio de gotas) y sin necesidad de ingreso.

Tipos de cirugía refractiva Lasik y sus ventajas

Tal y como se ha especificado, el primer paso de esta técnica requiere realizar un corte quirúrgico a modo de disco corneal, puede llevarse a cabo mediante una cuchilla o mediante un láser de femtosegundo

Cirugía refractiva Lasik convencional (con bisturí microquratocomo)

Esta técnica permite:

    • Una rápida recuperación
    • Una visión excelente
    • Un tratamiento de alta calidad
    • Un tratamiento de gran precisión
    • Un tratamiento realizado con medios muy seguro

Cirugía refractiva Lasik Intralase (con láser femtosegundo)

El uso del láser femtosegundo para realizar el flap corneal, permite:

    • Un menor tiempo de recuperación
    • Una mayor precisión
    • Una mejor y más rápida cicatrización
    • Una menor necesidad de lágrimas artificiales tras la intervención
    • Una visión de alta definición (HD)
    • Un mayor contraste visual
    • Eliminación de las principales complicaciones quirúrgicas
    • Menores efectos secundarios temporales nocturnos (halos en los puntos de luz)

Cirugía refractiva Lasik, paso a paso

El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas.

  1. Colocamos el anillo de succión sobre el globo ocular.
  2. Se crea un disco corneal incompleto mediante un láser de femtosegundo. Este proceso puede ser mínimamente molesto pero no doloroso.
  3. Retiramos el disco corneal y comenzamos el tratamiento con láser EXCIMER, éste proceso es totalmente indoloro.
  4. Limpiamos la zona de posibles restos y reposicionamos el disco.
  5. Incrementamos la adhesión del disco mediante el secado de la interfase.
  6. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

 

Proceso básico de Cirugía Refractiva Láser PRK

La PRK (photorefractive keratectomy)/ el LASEK (laser epithelial keratomileusis) y el Epi-LASIK son técnicas de ablación corneal superficial mediante láser excimer. El LASEK es una evolución de la PRK en donde se realiza un levantamiento químico del epitelio corneal y el Epi-LASIK realiza un levantamiento mecánico de dicho epitelio. La PRK fue aprobada por la FDA en el año 1995 y desde entonces millones de ojos han sido intervenidos con éxito mediante estas técnicas.

La PRK, el LASEK y el Epi-LASIK se realizan con gotas de anestésico, después retirar el epitelio corneal se aplican impactos de láser sobre el espesor corneal volviendo a colocar el epitelio en su lugar en el LASEK y el Epi-LASIK, adaptando una lente de contacto durante unos días para minimizar las molestias postoperatorias. El moldeado corneal en estos casos se realiza sobre la membrana de Bowman y el estroma anterior de la cornea.

Dado que en estos tratamientos sólo se eliminan el 5%-10% del grosor corneal superficial (aproximadamente el grosor de un cabello) permiten el tratamiento con láser de miopías hasta 5-6 dioptrías y astigmatismos de hasta 3 dioptrías, en corneas finas, en corneas levemente irregulares, en corneas muy planas o muy curvas e incluso en casos donde el LASIK estaría contraindicado.

Estas técnicas quirúrgicas no requieren de un corte lamelar de la cornea, y por ello son recomendables para aquellos pacientes que practiquen deportes de riesgo (artes marciales, fútbol, baloncesto, rugby,…) o con profesiones tales como policías, bomberos,… en donde un traumatismo ocular pueda dañar la lámina ó flap corneal creada con la técnica de LASIK. Así mismo también es un tratamiento para aquellos pacientes que no quieran un corte en su cirugía.

En estas cirugías la recuperación postoperatoria es mas lenta, por tener que esperar a que el epitelio (la piel superficial de la cornea) vuelva a crecer. Así se puede sentir lagrimeo, escozor y dolor leve durante los 2-3 primeros días, se tardará de 7 a 10 días en obtener una buena agudeza visual y requerirá de tratamiento médico (colirios y lágrimas artificiales) durante 3 a 5 meses.

El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas.

  1. Retiramos el epitelio corneal (son solo 50µ).
  2. Comenzamos el tratamiento con láser EXCIMER.
  3. Colocamos una lente de contacto terapéutica para disminuir el dolor postoperatorio y acortar el tiempo de cicatrización.
  4. Limpiamos la zona de posibles restos.
  5. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

PIDE TU CITA ONLINE, SIN LISTAS DE ESPERA

Tu primera consulta es gratuita. Si quieres hacerte una operación de la vista y tienes dudas, puedes consultarnos o realizar tu primera visita gratuita en nuestra clínica Oftalmológica Oftalprivé en Sarrià (Barcelona), sin ningún compromiso.

Proceso básico de Cirugía Refractiva Láser de ICL

Es una técnica de última generación con la que se obtienen resultados inmediatos y excelentes. Es el complemento ideal para la técnica LASIK.

Lente intraocular ICL

¿En qué consiste el implante de lentes ICL?

La ICL (Implantable Collamer Lens): es una técnica revolucionaria en el campo de la cirugía refractiva consistente en colocar una lente Colámero®, con un innovador material a base de colágeno, entre el iris y el cristalino.

ICL es el procedimiento refractivo de mayor crecimiento en los últimos años, con más de 550.000 implantaciones en todo el mundo.

La intervención consiste en introducir una lente de contacto intraocular flexible entre el iris y el cristalino, por una incisión de 1,5 mm. con anestesia tópica (gotas).

ICL permite corregir defectos por encima de los límites propios del tratamiento con láser, pudiendo abordar una mayor gama de problemas relacionados con la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. También está indicada para pacientes con córneas finas, ojo seco o pupilas grandes.

El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas. No precisamos ningún otro tipo de anestesia en la mayoría de nuestras cirugías.

  1. Colocamos la ICL en un inyector capaz de hacer pasar la lente por una incisión de 2,8 mm.
  2. Realizamos una incisión corneal periférica de 2,8 mm
  3. Introducimos una cánula con solución anestésica en la cámara anterior.
  4. Ahora introducimos una sustancia densa (acido hialurónico) con la finalidad de mantener la cámara anterior para poder maniobrar con suficiente seguridad.
  5. Colocamos el inyector sobre el borde de la incisión para inyectar la ICL en el interior del ojo.
  6. Con ayuda de un manipulador acabamos de situar la ICL en la posición deseada con los hápticos detrás del iris.
  7. Limpiamos, mediante una cánula de irrigación-aspiración conectada al facoemulsificador, todos los posibles restos.
  8. Las incisiones se autosellan sin necesidad de suturas.
  9. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

¿Qué ventajas tiene el implante de lentes ICL?

  1. ICL es reversible: A diferencia del láser el tratamiento es reversible, al incorporar una lente no existe la necesidad de alterar ningún tejido ocular, pudiéndose volverse a la situación inicial cuando se desee, posibilitando nuevas técnicas futuras.
  2. ICL es calidad de visión: Proporciona la más alta y previsible calidad de visión de cualquier procedimiento refractivo. Obteniendo los porcentajes más altos de satisfacción entre los pacientes y minimizando el riesgo de sequedad ocular secundaria.
  3. ICL es invisible, blanda y flexible: Su posicionamiento en el interior del ojo la hace invisible, tanto para el paciente como para su entorno. El paciente no las siente, las disfruta.
  4. ICL es la técnica óptima para tratar pacientes jóvenes o con espesores corneales muy pequeños, con miopías o hipermetropías elevadas.
  5. La intervención es rápida e indolora: La intervención dura 15 minutos y se realiza con anestesia tópica (gotas), la lente se incorpora a través de una mínima incisión de 3 mm que no requiere puntos y en unas horas el paciente puede volver a casa, realizando vida normal al día siguiente.
  6. ICL es rendimiento: 100% Compatible con el deporte profesional, profesiones de alto rendimiento físico (cuerpos de seguridad), profesiones en entornos exigentes: pilotos, buzos, etc….
  7. ICL protege contra los rayos UVA (en condiciones normales, no en alta montaña o playa)
  8. ICL es biocompatible porque está elaborado con colágeno natural por lo que el ojo lo tolera perfectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Necesitas ayuda? Contáctanos